DESMIENTEN QUE EL IASEP HAYA NEGADO MEDICAMENTOS A UN AFILIADO







 

En el día de ayer, en la Sala de Situación “Virgen del Carmen”, de la Defensoría del Pueblo de la Provincia, tuvo lugar una reunión a la que fueron convocados el Asesor Legal del Instituto de Asistencia Social para Empleados Públicos (IASEP), Dr. Pablo Miño, la médica Gladys Sosa, del Sanatorio Formosa y el Sr. Miguel Roberto Galarza, afiliado de la obra social quien afirma que la misma “no quiere proveerle” los medicamentos prescritos por la facultativa nombrada. La médica justificó su inasistencia en razones de salud y el nosocomio no envió nadie en su reemplazo, a pesar de estar sus Autoridades debidamente notificadas. No obstante, la ausencia, el Representante Legal del IASEP remarcó al reclamante que “resulta falso” el afirmar, como lo ha hecho públicamente, que el Instituto no le esté proveyendo de medicamentos. Actualmente, se hallan vigentes las Leyes Nacional Nº 25649 y Provincial Nº1381, las cuales prevén que los medicamentos deben recetarse con su nombre genérico y si el médico considera conveniente recomendar una marca “debe consignar el criterio por el cual hace la sugerencia” sellando y firmando en la receta, tal cual lo aclara e informa el mismo recetario del IASEP al dorso del mismo. Cosa que no lo hizo la doctora nombrada y fue, desde un primer momento, explicado al Sr. Galarza. Se encontraban presentes en la ocasión el Defensor del Pueblo, Dr. José Leonardo Gialluca y el Secretario Letrado de la Defensoría, José Porfirio García, quienes expusieron que el reclamante fue ilustrado sobre la irregularidad de la receta que presentó, motivo por el cual tuvo que acudir, nuevamente al Sanatorio Formosa, donde le fue confeccionada una Historia Clínica para la entrega de los medicamentos con nombres comerciales, instrumento que “no reúne los requisitos mínimo de ley” por lo que hubiera sido de vital importancia la presencia de la facultativa médica involucrada, a fin de zanjar la situación. El Dr. Miño, por su parte, explicó al Sr. Galarza que la Obra Social dispone de un Vademécum (listado de medicamentos) en el cual figuran cuanto menos, tres marcas de fármacos en cada caso, entre las cuales puede optar sin menoscabo de su tratamiento, pues las monodrogas son las mismas. Pidiendo además pasar a un cuarto intermedio en la reunión hasta que la Dra. Gladys Sosa pueda justificar las razones del ¿porqué prescribe una marca determinada sin dar su criterio médico? Pese a que la Ley Nº 1381 indica que tal prescripción es inválida, por incumplir con su art. 3º. La propuesta formulada no fue aceptada por el Sr. Miguel Galarza quien expresó que optaría por medidas de hecho para conseguir la provisión de las marcas de medicamentos recetada, dando con ello fin a la reunión. Sobre el particular Gialluca expresó: “Es lamentable que el afiliado, por falta de atención de la médica que lo atiende, no pueda contar con sus medicamentos. Más grave aún es que, desde el Sanatorio, algún responsable no sepa o no hayan querido cumplir con el requisito legal de la justificación, todo lo cual va en detrimento de la salud del paciente. Las leyes de medicamentos genéricos vinieron a romper grandes negocios que existían en el país, mediante los cuales unas pocas droguerías construían fortunas pues fijaban los precios de los fármacos a su antojo, los remedios estaban inalcanzables hace diez años, antes de la vigencia de estas normas, y hoy pretenden continuar con las mismas conductas al margen de la ley. Es bueno recordarlo ahora que comenzamos a tener estos casos en los que los médicos vuelven a prescribir medicamentos por marcas de laboratorios, a fin de no volver a aquellas épocas en que los pacientes no podían cumplir con sus tratamientos pues les era imposible acceder a las medicinas.